Pedro Jacobetty: «Las reivindicaciones de Anonymous señalan cuestiones de interés público»
20/07/2017
Rubén Permuy
Un estudio de la UOC analiza el origen del colectivo internacional de ciberactivistas

«Seguí a Anonymous desde que se empezó a denominar así a un colectivo anónimo y transgresor en internet, así como a sus participantes individuales», apunta Pedro Jacobetty, licenciado en Sociología por el Instituto Universitario de Lisboa (ISCTE) y doctor por la UOC desde el pasado 26 de junio, tras defender su tesis Making a Name for Anonymous: Digital Culture, Anonymous Publics and Transgressive Subjectivities, un estudio que analiza un colectivo popularizado por acciones como la movilización contra los grupos pro-copyright tras el uso de tácticas ilegales para hacer inaccesible la página para compartir archivos The Pirate Bay o la protesta en apoyo de Wikileaks.

«Mi investigación se ha centrado en el análisis de la cultura anónima de internet que resultó en la formación de una red activista con una expresión global», indica Jacobetty. El investigador ha analizado contenidos relacionados con la actividad de Anonymous hasta 2010, como pueden ser sus textos, imágenes o webs, y la huella digital que el movimiento ha producido. «He tenido que hacer arqueología de internet, recuperando webs antiguos, descuidados y archivados», añade.

«La red de activistas Anonymous es solo uno de los desarrollos de un movimiento cultural más amplio que se basa en la conciencia de que las tecnologías digitales en red sirven a propósitos de vigilancia y regímenes de identificación», señala Pedro Jacobetty. Su tesis concluye que la adopción masiva del anonimato permitió la experimentación colectiva con formas públicas de expresión y revelación de lo que usualmente se considera íntimo y privado. El resultado fue una producción estética y un intercambio audiovisual digital y transgresor, bajo la protección del anonimato en línea. «A pesar de ser prácticamente invisible, Anonymous, como colectivo distribuido y descentralizado, se distingue por su capacidad para reaccionar rápida y eficazmente, con ágiles cambios y versatilidad en términos de su escala de acción, enfoque y tácticas», incide Jacobetty. Este movimiento ha sido capaz de generar eventos relevantes que captasen la atención de destacados medios de comunicación y sus reivindicaciones han sido utilizadas para señalar cuestiones de interés público.

El estudio apunta que la construcción discursiva y audiovisual de Anonymous, apoyado en el lema Anonymous es todo el mundo, eres Anonymous, dio lugar a la producción de significantes que integran relaciones de equivalencia con variadas demandas populares. Según Jacobetty, «estos signos llegaron a representar un demos: el sujeto político de la democracia». Pero, a diferencia de otras expresiones reivindicativas contemporáneas que enmarcan las demandas populares en términos territoriales o étnicos, «el sujeto resultante es el ciudadano global de internet», concluye.

Para el desarrollo de su tesis, Pedro Jacobetty ha contado como tutor con Eduard Aibar, profesor de los Estudios de Arte y Humanidades de la UOC.