El big data redibujará la historia cultural de la primera mitad del siglo XX

Foto: Unsplash/rawpixel

18/10/2018
Àngels Codina
La investigadora de la UOC Diana Roig Sanz ha recibido una ayuda del Consejo Europeo de Investigación (ERC) de 1,5 millones de euros para llevar a cabo el proyecto

El proyecto MapModern demostrará que el ámbito iberoamericano fue clave en la construcción de la modernidad, tanto como lo fueron el francófono, el germánico y el angloamericano

Aunque se suele considerar que la modernidad internacional se originó en los ámbitos francófono, germánico y angloamericano, varios hitos demuestran que en la primera mitad del siglo XX el ámbito hispánico y el lusófono estaban en la vanguardia cultural y que, por tanto, tuvieron un papel clave en la construcción de la modernidad. Muestra de ello es que el primer cineclub se fundara en Barcelona en 1923 —dos años antes que en Londres— o que el español fuera la primera lengua extranjera a la que se tradujeron las obras completas de Freud y un fragmento de La metamorfosis de Kafka. Sin embargo, el impacto de las redes literarias iberoamericanas y de sus mediadores culturales ha sido un aspecto ignorado en la historia social y cultural europea y no europea del siglo XX.

Escribir esta parte olvidada de la historia y romper con la idea de que en la construcción de la modernidad hubo unos centros innovadores y unas periferias que los imitaron son los objetivos del proyecto Social Networks of the Past: Mapping Hispanic and Lusophone Literary Modernity, 1898-1959 (MapModern), liderado por Diana Roig Sanz, investigadora Ramón y Cajal de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). El proyecto combinará métodos computacionales y el análisis cuantitativo y cualitativo de macrodatos (big data) con perspectivas de la historia cultural y literaria, estudios sobre traducción, sociología, cuestiones de género y comunicación. El resultado será un método originalreproducible demostrado empíricamente que permitirá estudiar las interacciones sociales con una aproximación global, cultural y descentralizada.

Para llevar a cabo el proyecto, Roig Sanz ha obtenido una beca Starting Grant del Consejo Europeo de Investigación (ERC) —una de las más prestigiosas que otorga el organismo europeo— dotada con 1,5 millones de euros. En la convocatoria de este año, se presentaron 3.170 candidaturas y de estas solo han sido seleccionadas 18 españolas, 7 de las cuales de Cataluña.

 
Un cambio de paradigma

Durante muchos años, el debate sobre el modelo centro-periferia ha generado un gran interés y mucha controversia en el ámbito académico y, si bien se ha alcanzado el consenso de que el sur de Europa y otras regiones no europeas tuvieron un papel en dicho debate, aún es necesario un modelo metodológico que permita realizar una investigación a gran escala basada en las fuentes, para analizar históricamente las conexiones y los papeles de los diferentes actores en diferentes periodos, disciplinas y espacios geográficos.

MapModern propone una metodología innovadora basada en las fuentes para estudiar procesos culturales a gran escala. Se aplicará en un conjunto de datos —extraídos automatizada o manualmente y procedentes de fuentes documentales— y servirá para analizar cómo mediante las redes literarias iberoamericanas los mediadores culturales contribuyeron a revitalizar la cultura europea y los proyectos políticos y culturales de sus países de origen. Los mediadores, tal y como los define Roig Sanz, son «personas multilingües que desarrollaron actividades y papeles diversos que trascendían las fronteras lingüísticas, geográficas y disciplinarias».

Los resultados del proyecto «permitirán revisar o matizar las interpretaciones hechas hasta ahora sobre los canales por los que circuló la modernidad internacional y sobre el papel que tuvieron determinados individuos», explica Roig Sanz, que es investigadora principal del grupo de investigación GlobaLS (Estudios Literarios Globales). «Quizás descubriremos que estos actores fueron menos importantes de lo que nos han querido hacer creer las historiografías escritas a partir del relato de las figuras canónicas», explica, y «corroboraremos o rebatiremos las concepciones dominantes sobre el perfil de los mediadores culturales de la época, como la etnia (blanca), la clase social (media y alta), el género (masculino) o el papel de lenguas menos centrales como el catalán o el portugués».

Los resultados del proyecto, señala, pueden favorecer «un cambio de paradigma» en cuanto al papel de las mal llamadas periferias. También se generarán nuevos datos que se pondrán a disposición de la comunidad científica, y se desarrollarán técnicas e ideas que podrán ser aplicadas a muchos periodos, lenguas, disciplinas y escalas geográficas para el estudio de la interacción social humana.
 

Las mujeres, la periferia de la periferia

MapModern abarca el periodo 1898-1959 y su objeto de estudio es el ámbito iberoamericano (España, Latinoamérica, Portugal y Brasil). El proyecto tendrá una duración de cinco años y se divide en cuatro subproyectos. El primero estudiará el papel que las mujeres iberoamericanas ejercieron más allá de sus entornos y sus esferas de influencia, y cómo contribuyeron a cambiar el papel de la mujer en los campos político, social y cultural con su trabajo como diplomáticas (Gabriela Mistral), periodistas (Carmen de Burgos, corresponsal de la Primera Guerra Mundial), editoras (Victoria Ocampo), traductoras (Elisabeth Mulder), dinamizadoras culturales (Elena Sansinena de Elizalde) o locutoras de radio (Maria del Carme Nicolau).

Para Roig Sanz, si el ámbito iberoamericano ya es considerado periférico en los relatos sobre la construcción de la modernidad, las mujeres iberoamericanas son «la periferia de la periferia» y «ha llegado el momento de darles visibilidad y demostrar que no solo contribuyeron a crear modernidad, sino también a modernizar el tratamiento de las cuestiones de género», añade.

El segundo subproyecto se centrará en las redes que los mediadores hispánicos y lusófonos establecieron mediante organizaciones internacionales como el PEN Catalán, el PEN Internacional o el Instituto Internacional de Cooperación Intelectual, la actual UNESCO. El tercer subproyecto analizará el papel de los mediadores iberoamericanos con el análisis a gran escala de las traducciones publicadas en la prensa periódica, por ahora poco estudiadas. El último subproyecto estudiará el papel de los mediadores hispánicos y lusófonos en los medios de comunicación de masas, el cine y la radio.

 

#expertosUOC

Foto de la investigadora Diana Roig

Diana Roig Sanz

Profesora de los Estudios de Artes y Humanidades

Experto/a en: Humanidades digitales, historia cultural y sociología de la traducción.

Ámbito de conocimiento: Artes y humanidades.

Ver ficha